Blog

Dieta Keto

por in Recetas enero 15, 2020

Desde hace un tiempo que parece estar de moda la dieta KETO primero con los deportistas y actualmente en población general. En este artículo hablamos de ella ya que son épocas en las que buscamos métodos para hacer frente a los extras de las fiestas de Navidad.

Encontramos diferentes variantes según la cantidad de hidratos de carbono y las podemos llamar LowCarb (parece que en inglés todo queda más profesional) pero realmente la dieta Keto proviene del término dieta cetogénica que describió el Dr. Russell M. Wilder en 1921 para el tratamiento de la epilepsia y consistía en aumentar los cuerpos cetónicos en sangre para producir la cetosis similar a lo que sucede durante el ayuno al usar las reservas de grasa como energía. Lo podemos producir consumiendo muy pocos hidratos de carbono produciendo un déficit, o realizando un consumo de energía más bajo al que necesitamos, o con el ayuno.

Comenzó en el deporte:

Podemos leer diferentes estudios de dieta cetogénica en el deporte, pero no los podemos tomar como modelo ya que son limitados en su diseño y resultados.

Observemos que no mejora el rendimiento en el deporte, pero en algunos deportistas, durante un periodo corto de tiempo, mejoran su composición corporal reduciendo el porcentaje de grasa total y el volumen de tejido adiposo visceral. Estrategia a veces utilizada, en corto periodo de tiempo, en atletas que compiten según categorías de peso.

¿Encontramos muchos riesgos?

Si hacemos una búsqueda bibliográfica, veremos que se citan posibles efectos secundarios a corto plazo (como son los cálculos renales, vómitos, hiperlipidemia, e incluso en casos extremos coma). No solo eso, sino que citan posibles alteraciones bioquímicas como hipoglucemia, hipertrigliceridemia, hiperuricemia, hipertransaminemia, hipercolesterolemia, hiponatremia e incluso hipomagnasemia.

También a largo plazo aparecen descritos en la literatura científica efectos secundarios como fallo hepático, estreñimiento, reflujo, urolitiasis, osteopenia, cardiomiopatía y neuropatía óptica y además alteraciones bioquímicas como dislipemias, anemia, elevación de ácidos grasos de cadena muy larga y déficits de vitaminas y de minerales.

Dieta KETO vs Dieta convencional

Las dietas cetogénicas y las convencionales tienen una eficacia similar en los resultados de pérdida de peso, sin embargo, las primeras tienen más efectos secundarios y más limitaciones.

Existe realmente evidencia de que el que tiene mayor influencia es la adherencia al plan alimentario; por tanto el foco de atención de las profesionales Dietistas-Nutricionistas son los esfuerzos para mejorar la adherencia al tratamiento en las personas que buscan mejorar su composición corporal.

¿Qué puede pasar cuando dejas de hacerla?

  • Las restricciones de hidratos de carbono pueden hacer daño funcional a la tiroides de la persona, puede ser una adaptación o un síntoma de que algo va mal. Depende de la persona y su historial clínico. Mejor no jugar a la ruleta rusa.
  • Otras personas tienen alteraciones del perfil lipídico (por ejemplo aumenta el colesterol LDL), no todo el mundo puede metabolizar grasas con la misma eficiencia. Depende de su herencia genética
  • Podemos notar fatiga, dolores de cabeza, estreñimiento… Valoremos siempre el consumo de agua, fibra y minerales.

Si se tuviera que seguir una dieta cetogénica la recomendación como Dietista-Nutricionista es que se pautase con ayuda de una profesional y con base de alimentos saludables ricos en grasas de calidad como el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos, el aguacate, el pescado, la carne y los huevo de gallinas en libertad, evitando además las grasas de mala calidad y los alimentos procesados, priorizando las verduras y teniendo control de los electrolitos (como el sodio, el potasio y el magnesio ).

La dieta cetogénica no es la panacea sino que puede ser una herramienta más a utilizar de manera correcta y prudente. Por lo tanto cuidado de caer en la trampa de realizar una dieta para poder hacer extras pensando que por un día no pasa nada y ya lo compensaré.

Recordemos que por salud la suma del todo es importante: alimentación, actividad física, descanso y sueño, hábitos y vida social activa.

Texto elaborado por:

Rosa Baró Vilà

Dietista-Nutricionista CAT000066

Especialista en nutrición clínica de la Clínica ALOMAR

@rosabarodiet

Reus, 9 de enero 2020

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Carrito