Blog

Propósitos de Año Nuevo. Claves para que tus sueños se hagan realidad

por in Recomendaciones enero 8, 2020

Comienza el año, época en la que hacemos balance y nos proponemos esos propósitos de Año Nuevo.

Perder peso y hacer ejercicio suelen estar a la orden del día. No lo sé a ciencia cierta pero,  diría que debe estar entre los propósitos de año nuevo de más de la mitad de la población 😉

Lo malo, es que seguro que un porcentaje muy alto de estas personas ya tenían este propósito el año pasado. Y lo seguirán teniendo el año que viene. O sea, no lo han conseguido y es muy probable que este año tampoco lo consigan.

¿Por qué?

Uno de los motivos es que no nos marcamos bien nuestros objetivos y eso no nos ayuda a la hora de alcanzarlos.

Recomendaciones para definir bien el objetivo

META +

Aquí puede haber varios problemas. Uno es proponerte muchos objetivos (perder peso, hacer ejercicio, dejar de fumar y aprender idiomas). O querer alcanzar cosas poco realistas (perder 20 kilos en 3 semanas).

Para ponerte un objetivo, éste tiene que ser importante para ti, tiene que ser medible, específico, temporalizable, alcanzable y formulado en positivo. El objetivo es la meta, lo que quieres conseguir.

Acción

Es mejor un grano de acción que una montaña de intención.

Los objetivos no sirven de nada si no te marcas un plan para conseguirlo. Por ejemplo, ¿qué vas a hacer para perder peso? Crea una lista de todo lo que necesitas hacer para conseguirlo.

  • Introducir verdura todos los días en comida y cena
  • No comer productos ultraprocesados
  • Andar 3 días (lunes, miércoles y viernes) a la semana 60 minutos…

Si la lista es muy grande, márcate etapas. Es decir, empieza por algo y cuando lo tengas integrado, continúa con lo siguiente.

¿Cuánta importancia tiene para ti conseguirlo?, ¿Cuánta confianza tienes en conseguirlo? ¿Cuánto esfuerzo te va a costar conseguirlo? ¿Para qué lo quieres conseguir? ¿Qué obstáculos te vas a encontrar? ¿Cuál es la primara acción qué vas a llevar a cabo esta semana?

Responsabilízate

Nadie puede comer por ti, motivarse por ti o moverse por ti.

Tu vida, tu salud y tu bienestar están en tus manos. Sean cuales sean las circunstancias, TÚ eres la responsable de cuidar de tu cuerpo y tu mente. TÚ eres la que toma cada una de las decisiones y las ejecuta.

Lo importante de perder peso y estar en forma no es tu aspecto externo o el reflejo en el espejo. Lo importante es que te estás poniendo la primera de la lista y le estás dando a tu cuerpo lo que necesita.

Busca aliados

Estamos muy condicionados por lo que opinen los demás sobre nuestra vida o por el “qué dirán”

Es imprescindible rodearte de gente que te impulse, de aliados,  no de gente que te desanima y te empuja a volver a tus viejos hábitos. Valora que necesitas para realmente conseguir tus objetivos: una amiga para ir al gimnasio, un nutricionista, un entrenador personal…

Es importante que te sientas comprendida, apoyada e inspirada para cuidarte cada día más y mejor.

Huye de la perfección

¿Qué es ser perfecto? ¿Quién decide lo que es perfecto y lo que no? Quizás existan millones de formas de perfección, tantas como personas en el mundo.

Cuando quieres de un día para otro llevar una alimentación “perfecta”, empezar a hacer deporte 5 días a la semana, no comer nada de ultra procesados, beber 2 litros de agua, tomar aguita con limón por la mañana que dicen que es buenísimo, y un montón de cosas más para en definitiva intentar ser perfectos… ¿al final que pasa? Pues que nos agobiamos, nos frustramos y no hacemos nada. Y lo peor de todo, creer que no somos capaces.

Es imprescindible aprender a dar importancia a todas y cada una de las decisiones que tomamos. Todas cuentan.

Es esencial hacer seguimiento de tu plan y no abandonar aunque no alcances la perfección. Disfruta del aquí y ahora, sí,  mejorando paso a paso, con el tiempo y la constancia. Pero seguro que abandonando NO lo conseguirás.

Premia tus logros

Tenemos la creencia de que solo se consiguen las cosas con exigencias y trabajo duro y eso no es así.

Es más fácil conseguir algo que te cuesta y necesita un esfuerzo cuando sabes que al lograrlo hay algo que te encanta.

Pon el foco en las pequeñas cosas que haces bien y celebrarlas, eso da fuerza e impulso para seguir trabajando y mejorando.

Eso sí, ¡celebra bien, celebra sano! Lo más importante de celebrar es sentirte orgullosa y contenta por lo que estás haciendo y consiguiendo.

Por ejemplo, haz una lista de actividades que te gusten y que a día de hoy no haces (salir a bailar con amigos, caminar por la playa, comprarte un libro…)

Sobre todo recuerda, SUEÑO + ACCION = REALIDAD

Feliz Año Nuevo,

Sohaila Sadeq

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Carrito